El DECRETO 229/2006, de 21 de noviembre, del Gobierno de Aragón, por el que se regula el uso de Desfibriladores Externos por Personal no Médico ni de Enfermería en establecimientos no sanitarios indica :

Las entidades, empresas, establecimientos o servicios no sanitarios que cuenten con un desfibrilador externo, tendrán las siguientes obligaciones

 1.Comunicar al Servicio Provincial del Departamento competente en materia de Salud, la disponibilidad del desfibrilador externo y del personal capacitado para su manejo, así como su inscripción en el Registro correspondiente.

2.Disponer de la dotación material mínima :

- DESA con un mínimo de dos juegos de parches y sistema informatizado de los sucesos

- Maleta de reanimación con cánulas orofaríngeas . De diferentes tamaños

- Bolsa autoinchable

- Mascarilla facial

- Reservorio de oxigeno y fuente de oxigeno

- Rasuradora y gasas

a) Ubicar el desfibrilador en un lugar accesible y con espacio suficiente para su uso.

b) Señalizar la existencia del desfibrilador externo en sus dependencias, con un distintivo que informe de la existencia del dispositivo.

c) Mantener un registro actualizado con los datos de formación, identificación y actualización anual de conocimientos, del personal acreditado para el manejo del desfibrilador.

d) Efectuar la revisión y mantenimiento adecuados del desfibrilador externo del que disponga, siguiendo las instrucciones del fabricante, de modo que el desfibrilador y sus accesorios se encuentren en perfecto estado de uso.

e) Responsabilizarse de la remisión de la documentación e información a que se refiere esta norma.

f) Cumplir las recomendaciones de uso de los desfibriladores que le sean notificadas por el Departamento competente en materia de salud

3.La responsabilidad por el incumplimiento de las obligaciones previstas en los apartados anteriores corresponde a la persona titular de la entidad, empresa, establecimiento o servicio que disponga del desfibrilador externo